Ir al contenido principal

MI CREDO POÉTICO



MI CREDO POÉTICO

Creo en la poesía
en la poesía
como grito de luz en la pupila
creo en la poesía
en la poesía
como lengua de viento que sopla en los oídos
creo en la poesía
en la poesía
como un carnaval de caprichos e intuiciones

Creo en la poesía
de los secretos de las alcantarillas
creo en la poesía
que predica los milagros de una puta
creo en la poesía
que apacigua fieras embravecidas
creo en la poesía
que no cree en el lenguaje poético

Y a pesar
que el canto de un gallo
pueda ser algo más poético que la misma poesía
de todas formas creo en la poesía
y amo este método gutural que habla sin palabras
como amo mis ronquidos
que también son poesía
lluvia de fonemas indescifrables

Y creo en la poesía
porque sin ella
no hubiera podido santificar mis pesadillas
los salmos de mi turbulencia •

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Bajarse al charco

Bajarse al charco

ribete y variopinta sinonimia
de la acción de deleitarse
saboreando por lengüetazos
el olor a camarón fresco
de la concha / la pepa
el hachazo del diablo
la arepa con sabor a sirena
por donde ronca el sapo
y escupe pancho •

Atrae más un monte púbico que una filosofía

¡Qué poderoso es el dios-pene! Dos personas apenas se conocen y al cabo de un rato terminan «ensartadas de la vida». La calentura concupiscente no tiene patria ni límites morales. Siempre sucede así, la carne domina. El amor es instintivo, bestial, cuestión de lubricantes. El sexo empieza por la boca, por eso saludamos de a besito. Las personas cuando se conocen apenas se hablan, son perezosas en el parlar. Las atrae más un monte púbico que una filosofía.

CHIVATÓN • YONQUI • JAIPO • JAIPO • PINCHOTA

chivatón/yonqui/tecato/jaipo/pinchota

Los poros revientan en sudor
en la frente tres relámpagos horizontales
semblante que arroja una claridad cadavérica
espíritu despojado de su gloria
la pureza del alma deformada por la fiebre
nube sucia trastornada con sangre
una bayoneta de hechicera penetra la piel
aguja de luz que se quiebra en las venas
la oscuridad lo ha desgarrado
clímax sin voluntad, distraído
y la melancolía se funde
en un roído milagro hecho envidia
brazo atornillado con paliacate, liga o cuerda
para injertar la cobarde inocencia del veneno
elíxir del suicidio apretado con los puños
borroso naufragio de la muerte
se sienta tranquilamente
a esperar el próximo cliente
franjas que ya no se distinguen
todos los conductos han sido pinchados
cuello, muslos, pies
debajo de la lengua
atrás de las orejas
sólo quedan como refugios
los cuartos de la confusión clínica
no hay otra forma de retoñar
y después volver a los mismos caminos
Y ¿cuándo no hay caballo que cabalgar?
entonces atascadas náuseas
g…